REVISTA ETHIC

Mariví Vela, ganadera

Vela se crió en una aldea de Albacete. Si le llegan a decir que hoy dirigiría una explotación ganadera, no se lo hubiera creído. De joven se fue a estudiar a Murcia y, posteriormente, trabajar en una oficina. Su puesto era muy exigente: muchas horas, mucho estrés… y un día no dio más de sí. Necesitaba parar. Se fue a su casa del pueblo y pensó hacia dónde continuar. Se introdujo en el mundo de la avicultura ecológica. Le daban miedo los animales, por lo que «fue todo un reto aprender a relacionarse con ellos y saber interpretar sus necesidades», recuerda. «Mi proyecto inicial era una granja de gallinas ecológicas, pero ahora también hago agroturismo, con visitas para particulares y colegios que vienen a ver cómo funcionan los procedimientos, a interactuar con los animales y a fomentar la economía circular mediante la creatividad con productos reciclados». Este año, ha sido ganadora de los Premios Gran Selección de la categoría a la mejor empresa de venta directa. 

Si bien la pandemia le ha supuesto un obstáculo mayúsculo, ahora vende sus huevos en hostelería de alta cocina, en venta directa y también en grandes superficies. Los llaman los ‘huevos Michelín’. Está pensando en ampliar su negocio y meter 1.000 gallinas más. «Al principio, cuando contaba la idea a la gente, me miraba como diciendo ‘¿dónde va esta?’ y se tomaba a risa que una mujer pudiera lograr lo que ha logrado. El entorno rural, como todos, es muy machista», afirma. «Nadie va a hacer nada por ti. Si tienes fuerza para buscarte la vida lo vas a lograr, pero tienes que ser tú quien lo emprenda, quererlo ‘por mis huevos’, nunca mejor dicho en mi caso». «Es muy complicado pero se puede hacer. Yo sola llevo toda la granja. No he tenido vida ninguna en los últimos años, pero esto ya lo daba por hecho. Ahora bien, la libertad y la autonomía, eso no te lo quita nadie». 

 

 

 

https://ethic.es/2021/10/mujeres-emprendedoras-mundo-rural-coral/?fbclid=IwAR1NRt35IQgQuPOJFIo439ZCgpylnGDyetQ23O1G1nve613c-qTX1-e4V6Y